Especialistas revelan resultados de estudios realizados con terapia hiperbárica

Publicado: Miércoles 15 de marzo de 2017 
El dolor, la fibromialgia, las lesiones radioinducidas, las heridas necrosadas, la vasculitis y la sordera súbita en las primeras 72 horas, son solo algunas de las patologías que se están tratando con la Terapia Hiperbárica. 

El pasado fin de semana se celebró en Madrid el primer Congreso Nacional sobre Medicina Subacuática e Hiperbárica en el que, por primera vez, especialistas en la materia revelaron los resultados positivos de los estudios que han realizado de esta terapia en varios hospitales públicos, sin que los pacientes tengan que suspender su medicación prescrita, para mejorar su calidad de vida en diferentes enfermedades. 

Tradicionalmente la medicina hiperbárica se asociaba al tratamiento por inhalación de gases tóxicos y a los accidentes de buceo. Sin embargo, actualmente, los clínicos ya conocen las razones fisiológicas y fisiopatológicas de por qué la terapia hiperbárica funciona en otras enfermedades que cursan con dolor: 

Hemos comprobado su eficacia en dolor neuropático, en fibromialgia, en algunas patologías autoinmunes, en lesiones óseas, en lesiones radioinducidas, en sordera súbita (durante las primeras 72h) y, en otras graves enfermedades", señalaron estos expertos. 
Medicina hiperbárica y dolor 

Algunos de estos clínicos explicaron que tras once años estudiando esta terapia ha demostrado su eficacia en dolor neuropático y en la mayoría de los casos los resultados son muy positivos. Así, el dr. Salvador reveló que en la sexta edición del manual Textbook of Hyperbaric Medicine del Profesor K.K. Jain M.D. ya se recogen los resultados en nuevas patologías que cursan con dolor. 

Según Salvador, la terapia hiperbárica (OHB) actúa a tres niveles para combatir el dolor neuropático. “Esos tres niveles son: el efecto simpaticolítico que actúa sobre los impulsos dolorosos que transmiten las fibras C. La generación de opioides endógenos por la vía del óxido nítrico. Y, la tercera vía, que actúa también al bloquear los canales de sodio y calcio. 

La suma de estos tres factores hace que este tratamiento sea muy interesante teniendo en cuenta que carece de efectos secundarios, si el paciente no sufre ninguna cardiopatía u otra enfermedad que lo contra-indique”, señaló este Doctor. Por su parte, el dr. Emilio Salas, especialista que ejerce en Cádiz (Andalucía), añadió: “Nosotros nos dimos cuenta por casualidad que la terapia hiperbárica era útil para el dolor. 

Los pacientes a los que tratábamos de pie diabético mejoraban antes de su dolor que de su proceso cicatrizal”. El profesor y catedrático en Farmacología en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Carlos Goicoechea, explicó que en los estudios realizados en animales que sufren diferentes tipos de dolor: nociceptivo, inflamatorio y neuropático, que han sido tratados con oxigeno hiperbárico “se ha verificado que se producen cambios positivos en su conducta”. 

Además, este experto señaló que existe una evidencia científica que demuestra que los animales que sufren diferentes tipos de dolor -al ser tratados con terapia hiperbárica- presentan un cambio en la expresión de las proteínas inflamatorias, que se originan en estos procesos. “Se producen cambios fisiológicos similares a los que provocan algunos fármacos. 

También se ha comprobado una modificación en la expresión de proteínas y la activación de células gliales relacionadas con el dolor neuropático”, explicó este experto. También el dr. Emilio Salas comentó la posible eficacia de esta terapia en procesos de sordera súbita siempre que el paciente sea tratado en las primeras 72 horas. 

Lesiones radioinducidas en tratamientos oncológicos 

Otro de los resultados de esta terapia donde todos los doctores coinciden consiste en la mejora de las lesiones radio-inducidas por tratamientos oncológicos. 

Salas concluyó: “Nuestra experiencia en este tipo de lesiones es muy positiva. Hemos comprobado que actualmente, la radioterapia en algunos casos resulta mucho más agresiva y lesiva y produce lesiones más severas en tejidos adyacentes a los que trata, algo que no ocurría anteriormente”. 
Otros especialistas explicaron cómo se puede demostrar y medir una mayor vascularización y mejor cicatrización en este tipo de lesiones desde la octava sesión. Así, el dr. Miguel Ángel Brinquis añadió: “Nuestra experiencia en las lesiones radioinducidas resultantes en tratamientos por radioterapia, por ejemplo en vejiga, han tenido muy buena respuesta terapéutica. Si pudiéramos nos gustaría ayudar a muchos más pacientes”. 

En Madrid faltan cámaras Hiperbáricas multiplaza públicas 

Respecto a este tema, todo el mundo fue trasparente. Actualmente, teniendo en cuenta la población de Madrid y su área de influencia no hay suficientes cámaras hiperbáricas multiplaza en el Sistema Nacional de Salud de esta Comunidad. Algo muy grave. A la capital le faltan recursos en esta especialidad que podrían salvar vidas en determinados casos, por ejemplo, en inhalación de gases tóxicos, entre otros. 

Se necesitan como mínimo 2 cámaras multiplaza públicas en Madrid para poder atender las posibles necesidades con indicación de la población y posibles accidentes y con un servicio de urgencia”, afirmaron. En el caso de que se produjera una catástrofe -que provocara la necesidad de esta terapia por un accidente grave, por ejemplo, por inhalación de monóxido de carbono y ácido cianhídrico-, actualmente, Madrid no cuenta con las cámaras hiperbáricas multiplaza públicas necesarias para hacer frente a este tipo de circunstancia. 

El futuro: Especialidad civil y formación multidisciplinar 

Además, Salas señaló que los nuevos estudios para las diferente terapias –al conocerse ya la fisiología y fisiopatología del funcionamiento de este tratamiento- se deben realizar en cámaras multiplaza de la Seguridad Social evitando engaños con tratamientos que no cumplen el rigor que requiere la medicina hiperbárica. A este respecto, el dr. Manuel Salvador explicó que en un futuro se debe crear esta especialidad clínica en el ámbito civil. Este especialista debería recibir formación multidisciplinar: en dolor, en trauma, en rehabilitación, en neurología, en cardiología y en neumología. 

La dra. Eva María Sanz, hiperbarista, comentó que el futuro de esta terapia se enfoca por investigaciones en diferentes ámbitos: Neurología, Fibromialgia y Oncología (al estar realizándose actualmente estudios en algunos tipos de tumores muy específicos). Otros estudios han publicado que la terapia hiperbárica puede ser un apoyo coadyuvante más en pacientes que han sufrido un ICTUS, siempre complementando toda la rehabilitación que puede ser necesaria en estos casos” explicó. 
Fibromialgia 

El dr. Salas reveló que esta terapia, además de haber demostrado su eficacia en la recuperación de los daños tisulares producidos por úlceras y en las lesiones radio-inducidas, su equipo está estudiando también muestras relevantes de pacientes en el sistema público de salud para mejorar la calidad de vida de pacientes con fibromialgia. 

Respecto a las investigaciones en fibromialgia el dr. Viqueira, que acumula una experiencia de 38 años en Medicina Hiperbárica en Murcia, comentó que su equipo también está trabajando en estudios de pacientes que sufren fibromialgia y otras patologías infantiles (los neuropedriatras están pendientes de consensuar sus resultados). “Los reumatólogos que ejercen en la sanidad pública nos están derivando pacientes con fibromialgia y nosotros los hemos aceptado, siempre y cuando los resultados sean evaluados posteriormente por los reumatólogos que trabajan en la sanidad pública del hospital que nos deriva a dichos pacientes. 

Y, lo mismo en el caso de los pequeños que sufren algún tipo específico de trastorno del espectro autista que cumplen determinados requisitos, casos que siempre deben ser seleccionados por los neuropediatras, porque esta palabra encasilla múltiples patologías diferentes entre sí”, señaló este experto. Los neuropediatras señalan que, obviamente no es lo mismo un pequeño con un trastorno con el que nace (congénito) a un pequeño que sufre un fuerte traumatismo cráneo-encefálico (adquirido) y necesita una intensa rehabilitación. 

En ambos casos, este Doctor aclaró que sólo tratan los casos que son debidamente seleccionados por los neuropediatras y cuyos resultados, tendrán que ser evaluados por estos especialistas. “Hemos tratado ya más de 100 pacientes con un tipo específico de trastorno del espectro autista derivados por los neuropediatras y los padres dicen que los resultados son positivos. Sin embargo, quiero hacer hincapié en que no existe indicación para esta patología. 

Actualmente, estamos realizando junto a los neuropediatras los estudios y depende mucho la selección de cada caso”, señaló este experto. En este Congreso también se presentó la constitución de la Nueva Sociedad Científica de Medicina Subacuática e Hiperbárica, que se dividirá por Unidades de especialización entre las diferentes patologías que hemos citado y en las que este tratamiento ya ha demostrado su eficacia.

Fuente: http://www.elimparcial.es

Contenidos relacionados: 

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg