Pedro Almodóvar, entre la fotofobia y el tinnitus que lo aíslan

Publicado: 05 de febrero, 2017
El cineasta padece un fenómeno perceptivo que se denomina acúfeno o tinnitus y que consiste en notar golpes, sonidos o zumbidos en el oído que no proceden de una fuente externa. 

Cuando se refiere a esa dolencia se queja de que "es una pesadilla. Se dispara de volumen y no puedes hacer nada al respecto. A mí, además, me provoca distorsiones. Escucho a Peggy Lee desafinada".

Uno de sus amigos nos cuenta que "Pedro se ha resignado a entender que el único antídoto contra el acúfeno es el aislamiento. Ha comprobado que, en su situación, en los momentos de mayor estrés, se manifiesta a lo largo de tres días con sus noches y no para". Almodóvar reacciona contra esa adversidad, según sus propias palabras, "apartándome del mundo. Mi casa es, por supuesto, muy silenciosa. 

Vivo bastante aislado, concentrado en mi trabajo, en el hecho de escribir y, sobre todo, de corregir, porque escribir es corregir mucho, es un tiempo de soledad. También he decidido que lo que más me interesa ahora es escribir y rodar. Yo no creo que sea lo mejor. No quiero convertirme en un misántropo, por eso creo que no debo rehuir a mis amistades, que tendría que reunirme y cenar más con ellas. Yo era un ente asocial, aunque también es importante saber vivir en soledad". 
El cineasta también sufre de fotofobia, pero lo arregla con unas gafas oscuras que le protegen de la luz. En su caso, los males físicos se unen a los psicológicos. Desde el círculo más íntimo del director nos desvelan que sus problemas de oído y su fotofobia le han terminado recluyendo en casa.

Él no oculta que en estos últimos años ha tenido dolor físico y una gran soledad buscada. Prefiere estar tranquilo en casa que en fiestas o reuniones. Y que nadie piense que rehúye las entregas de premios por sistema, es porque esa fotofobia se agudiza cuando hay muchos focos delante de él".

Llaman la atención unas frases pronunciadas por Almodóvar en una entrevista: "No fumo, no bebo, no tomo drogas, no escucho bien y no quiero ser un lastre para otras personas. Por eso me quedo en casa. Es tan simple como eso".

La palabra "lastre" molestó a algunos de sus íntimos, a esos que quieren ayudarle a salir de ese enclaustramiento tan asumido. El año 2016 fue muy duro para él. Al escándalo de ver su nombre vinculado a "los papeles de Panamá" se unió la muerte de su íntima amiga Chus Lampreave. Otra fuente cercana nos indica que «es un hombre muy sensible y las desgracias le afectan muchísimo. No sabe ocultarlo".

Fuentes: http://www.larazon.es, Foto  de Flickr user Jlmaral - http://flickr.com/photos/jlmaral/275352571/, CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1718226

Contenidos relacionados: 

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg