Tobías, 11 años: "Hay un sonido silbante en mi cabeza todo el tiempo

Publicado:12 de noviembre, 2016
Desde que Tobías empezó a usar un audífono que reproduce los sonidos de piano ha estado menos preocupado por su tinnitus. Las notas distrae la atención del cerebro, de modo que ya no se centra en el molesto zumbido.

Cinco adultos sostenían unas conversaciones largas y la familia llegó a cantar tres canciones de fiesta cuando Tobias Nørlund Larsen Hannah, de 11 años de edad se confirmó la pasada primavera.

Pero nadie aplaudió en las habitaciones decoradas en la Escuela de trabajo agrícola en el centro de Jutlandia, ni uno solo, no había hurras ni gritos, ni la famosa frase "Larga vida a el". Ninguna expresión fonética de alegría o compañerismo para la gran celebración familiar. Es que el hermano menor de los Hannah, Tobías tiene tinnitus crónico constante.

Los padres de Tobías dirigen la fiesta de confirmación con invitados bien vestidos, conversaciones positivas, y en lugar de aplaudir y gritar para demostrar alegría deben hacerlo mostrando los pulgares hacia arriba o demostrando una amplia sonrisa, porque el ruido alto empeora el tinnitus al pequeño Tobías.

Lo hicieron por mí, por eso no hicieron mucho ruido, para que yo pueda estar allí. Dieron el visto bueno, que también es signo de que algo esta bueno, como cuando se aplaude", dijo Tobías.
Tobias Nørlund Larsen es uno de los relativamente pocos los niños que sufren de tinnitus incurable y crónica. "Es un poco difícil de explicar, pero hay un sonido chirriante en mi cabeza todo el tiempo - iiiihiiii-, no desaparece, pero a veces puedo oír mejor que los demás", comentó Tobías.

"Tenía a veces un comportamiento inquieto e inexplicable, solía enojarse a menudo violentamente, mordiendo y arañando, duerme bien, cuando consigue conciliar el sueño. Sin embargo el dormir siempre le ha sido difícil y le lleva mucho tiempo conseguirlo", manifiesta su madre Ida Nørlund Larsen.

Es el sonido en mi cabeza

Una noche, cuando Tobías tenia aproximadamente 6 años de edad, la madre, Ida Nørlund Larsen,  se sentó junto a la cama de su hijo, quien daba vueltas sin poder dormir, cansado y siéndole difícil encontrar la paz y conciliar el sueño.

"Le dije que si sabía cómo podía ayudarle, haría todo para hacerlo, fue entonces que él me miró y me dijo: "Es el sonido en el oído". Yo nunca había oído hablar de esto antes, por lo tanto le dije que me contara todo. Fue la primera vez que oímos acerca de su tinnitus ", explica Ida Nørlund Larsen.

"Finalmente en la familia llegamos a una explicación lógica de la conducta a veces problemática del niño. Posteriormente acudimos a la Clínica de oído, nariz y garganta "Oerelaegerne" (Dinamarca), en donde no dieron ninguna perspectiva de ayuda, nos dijeron que no existe ningún tratamiento, por lo que Tobías tenía que aprender a vivir con el tinnitus, el mensaje de los médicos, fue que probablemente sea incurable y crónica.

Unos años más tarde la madre de Tobías, Ida Nørlund Larsen, una noche vio en un programa de espectáculo en la televisión, a la Investigadora en audición  Susanne Nemholt Rosing hablando de que tenía una buena experiencia ayudando a los músicos con tinnitus. La madre contactó y se fueron a consultar con ella, fue cuando por primera vez se sintieron comprendidos en la situación de salud que estaban pasando y consiguieron los primeros puntos de vista para ayudar al niño.

El tinnitus es incurable. Los profesionales aún no saben exactamente por qué o cómo se produce, pero hay ayuda disponible que puede reducir el sonido del ruido molesto.

Alivio de los síntomas.

Tobías Nørlund Larsen usa hoy en día un audífono que emite constantemente sonidos de piano, por lo que el cerebro se distrae, disminuyendo la experiencia molestosa del tinnitus.

La mamá se da cuenta cuando se agota la batería del audífono

"Tan pronto como le cambio de batería, puedo ver en mi hijo una cara de alivio", dice Ida Nørlund Larsen, la madre de Tobías.

"No creo que el sonido del piano sea molestoso, porque no es particularmente alto, lo ignoro un poco y en su lugar le escucho a mi maestro", explica Tobías.

De acuerdo con la madre el audífono ha sido de gran ayuda, incluso ella puede darse cuenta en su hijo cuando las baterías en el dispositivo se van agotando, y es cuando aparece con una expresión ligeramente de dolor en su rostro.

"Tan pronto como se le cambia de batería, puedo ver un alivio en su cara," dice ella.

Para el concierto de primavera por primera vez

Tobías también dejo de usar protección auditiva, como lo solía hacer cuando iba a estar en un ambiente ruidoso. Este año por ejemplo fue la primera vez en sus seis años como escolar que asistió al concierto de primavera en la escuela Bredager en Jellinge, (Dinamarca), donde vive la familia.

Tobías lleva su protector auditivo por todos lados, sin embargo la ayuda del audífono y la mejor comprensión de la manera en que le afectan los ruidos de parte de su familia, hace que rara vez vuelva a usarlo últimamente, tambien por ahora ya muy pocas veces necesita salir del aula o del comedor para descansar de los ruidos altos como antes lo hacía.

A menudo digo a mis amigos que se trata de un sonido dentro de mis oídos, donde se ha producido un error de alguna u otra forma, por lo que hay un sonido que no se puede quitar. Esto significa que puede ser un poco molestoso, ellos se confunden, pero entienden que no se puede hacer nada al respecto, no siento que me molesta tanto, sólo a veces", concluyó Tobías
Fuente: politiken.dk

Contenidos relacionados: 

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg