Científicos que luchan contra la sordera descubren nuevas pistas en el oído interno de los pollos

Publicado 31 de octubre 2016
Entender exactamente cómo los pájaros escuchan los sonidos de manera diferente a los seres humanos es un área clave de investigación para los científicos que estudian la sordera en los seres humanos. 

Esto se debe a que las aves tienen la capacidad de regenerar las células pilosas perdidas en el oído interno con el fin de recuperar la pérdida de la audición, mientras que los humanos no lo hacen.

En una investigación publicada hoy en línea en Nature Communications, han descubierto otra diferencia clave entre cómo los seres humanos y aves escuchan. Se trata de un cambio evolutivo que permite a los seres humanos oír sonidos de alta frecuencia y así  obtener una ventaja para la supervivencia (los sonidos de diferentes depredadores o el susurro de las hojas, por ejemplo), variaciones de sonido que las aves no pueden detectar.

"Ya sabemos que después de ensordecer, las aves pueden regenerar sus células ciliadas mientras que los mamíferos no pueden," dice John Oghalai, MD, profesor de otorrinolaringología,

"Ahora, nuestros datos argumenta que existe una compensación evolutiva de los seres humanos que permitió oír las frecuencias más alta y lo que resultó en una pérdida de parte de la funcionalidad de las células ciliadas."

Los oídos humanos son instrumentos extremadamente frágiles. Las ondas sonoras entran en el oído, haciendo que los tímpanos vibren. Estas vibraciones son enviadas a la cóclea en el oído interno, donde el fluido se los lleva a las filas de células ciliadas, que a su vez estimulan las fibras nerviosas auditivas. Estos impulsos se envían al cerebro a través del nervio auditivo, donde son interpretados como sonidos.

Uno de los objetivos del laboratorio Oghalai es entender mejor los cambios en la función coclear en los seres humanos que conducen a la pérdida progresiva de la audición, y en última instancia, para desarrollar técnicas para tratar el problema antes de que se llegue a la sordera.

Esta nueva investigación muestra otra variación en la forma en que funciona la cóclea del ave, en comparación con la cóclea humana que es clave para la investigación del laboratorio.

"Ha habido maneras limitadas para entender cómo funciona la cóclea en las aves," manifiesta Oghalai. En el pasado, los investigadores eliminaban la estructura del oído interno de los pájaros y los examinaba en una placa de Petri. Pero en este estudio, los investigadores desarrollaron una nueva técnica óptica que utiliza un rayo láser para penetrar el hueso y mirar dentro del oído interno de los pollos vivos.

Esta técnica permitió a los investigadores tomar una imagen de los tejidos del interior del oído interno que revelaron las variaciones evolutivas que permitieron a los humanos oír sonidos de alta frecuencia que resulta en una pérdida de parte de la funcionalidad de las células ciliadas.

Nuestros datos indican que, si bien casi todas las células ciliadas sensoriales en las aves están siendo estimulados por todos los sonidos, sólo aquellos que se sintoniza a la frecuencia correcta pasará la señal en el nervio auditivo," dijo Oghalai.
"En contraste, en el oído interno de los mamíferos, los sonidos estimulan selectivamente sólo a las células ciliadas específicas y luego todas esas células ciliadas envían las señales al cerebro."

Por lo tanto, la capacidad de distinguir entre diferentes frecuencias de sonidos se basa en mecanismos de ajuste dentro de las células ciliadas en el caso de las aves, y se basa en los mecanismos de ajuste que se encuentran fuera de las células ciliadas en el caso de los mamíferos, manifestó.

"El objetivo consiste en que mediante la comprensión de estas variaciones de cómo funcionan las diferentes especies de células ciliadas, nos ayudará a entender cómo se produce la regeneración de las células ciliadas," expresó Oghalai.

Fuente: scopeblog.stanford.edu, imagen ilustrativa 

Contenidos relacionados: 

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg