¿Que es la hipoacusia?

La hipoacusia es la incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos.(Hipoacusia. Biblioteca nacional de Medicina de EU).

Trescientos sesenta millones de personas padecen pérdida de audición discapacitante en todo el mundo (Sordera y pérdida de la audición. Organización Mundial de la Salud, Centro de prensa. Nota descriptiva Nº 300. 2015).

La mayoría de las personas con pérdida de audición discapacitante vive en países de ingresos bajos y medianos. Aproximadamente una tercera parte de las personas mayores de 65 años padece pérdida de audición discapacitante (Sordera y pérdida de la audición. Organización Mundial de la Salud, Centro de prensa. Nota descriptiva Nº 300. 2015).

En México, de acuerdo al XIII Censo General de Población y Vivienda 2010, existen un total de 498 mil 640 personas sordas, siendo 273 mil 216 hombres y 225 mil 424 mujeres. La detección e intervención tempranas son fundamentales para minimizar las consecuencias de la pérdida de audición, en el desarrollo y el rendimiento escolar del niño (Sordera y pérdida de la audición. Organización Mundial de la Salud, Centro de prensa. Nota descriptiva Nº 300. 2015).

La Organización Mundial de la Salud señala que entre los factores de riesgo asociados a esta discapacidad se encuentran las infecciones del oído, las enfermedades infecciosas, el uso de medicamentos ototóxicos (tóxicos para el oído), los golpes o traumatismo en cara, cabeza y oído, explosiones y la exposición a ruidos excesivos.

Aunque también están las causas genéticas y algunos otros problemas relacionados con el embarazo y a la hora del parto. Se entiende por pérdida de audición discapacitante a la superior a 40dB en el oído con mejor audición en los adultos y superior a 30dB en el oído con mejor audición en los niños.

Los síntomas de la hipoacusia pueden abarcar:

-Ciertos sonidos que parecen demasiado fuertes.
-Dificultad para seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando.
-Dificultad para oír en ambientes ruidosos.
-Dificultad para diferenciar sonidos agudos.
-Menos problemas para escuchar las voces de los hombres que las voces de las mujeres.
-Problemas para escuchar cuando hay ruido de fondo.
-Voces que suenan entre dientes o mal articuladas.

Otros síntomas abarcan:

-Sensación de estar sin equilibrio o mareado (más común con la enfermedad de Ménière y el neuroma acústico).
-Sensación de presión en el oído.
-Ruido o zumbido en los oídos (tinnitus) (Hipoacusia. Biblioteca nacional de Medicina de EU. NIH. MedlinePlus).

Las personas que padecen sordera o hipoacusia pueden presentar problemas emocionales tales como inhibición, aislamiento y baja autoestima, en vista de que, desde la perspectiva social, este grupo de personas son ignoradas o marginadas por aparecer ante los demás como distraídos, indiferentes, apáticos o muy serios.

La presbiacusia es una disminución de la capacidad auditiva ligada al envejecimiento. Este deterioro es la expresión de la situación normal o fisiológica del aparato auditivo en la edad avanzada, que suele comenzar alrededor de los 60 años. Los problemas psicológicos más frecuentes en ellos son: autoaislamiento social, una mayor tendencia a la depresión; se vuelven recelosos, desconfiados, no reconocen su deficiencia y piensan que el problema se asienta en las personas de su alrededor.

La sordera, aunque no supone en sí misma una amenaza para la vida, sí altera el mundo relacional de los pacientes, pero especialmente de los adultos mayores (Dr. Salvador Pertusa Martínez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Hipoacusia o sordera en el anciano. NetDoctor.es. El español).

El médico adecuado para diagnosticar y tratar la sordera es el especialista en Audiología, Otoneurología y Foniatría o también puede auxiliarle el otorrinolaringólogo.

Tratamiento 

El tratamiento de un paciente con deficiencia auditiva (hipoacusia o sordera) comprende una serie de medidas generales, como son:
-Hablar al paciente mirándole a la cara, debemos evitar la conversación a distancia.
-Pronunciar bien, lentamente y si fuera necesario utilizar gestos.
-Hacer comprender a los familiares y personas que conviven con el paciente la situación del mismo (Dr. Salvador Pertusa Martínez, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Hipoacusia o sordera en el anciano. NetDoctor.es. El español).

Lo siguiente puede ayudar con la hipoacusia prolongada:

-Dispositivos para la pérdida auditiva o audífofonos (instrumentos que recogen, amplifican y emiten señales sonoras y que puede ayudar a algunos pacientes a recuperar parcialmente su capacidad auditiva).
-Ayudas para la audición.
-Técnicas de aprendizaje para ayudar a comunicarse.
-Lenguaje de señas (para aquellos con hipoacusia grave).
-Los implantes cocleares sólo se utilizan en personas que han perdido mucha capacidad auditiva como para beneficiarse de un audífono (Hipoacusia. Biblioteca nacional de Medicina de EU. NIH. MedlinePlus).

También existen otras cirugías especializadas que pueden ayudar a algunos tipos de hipoacusia o sordera. Ante la presbiacusia, no existe actualmente una solución quirúrgica adecuada y por ello en la mayoría de los casos se recurre a la implantación de prótesis auditivas o audífonos.

Debido a la importancia del tema brevemente comento el tema de la hipoacusia o sordera ocupacional. Según la Organización Mundial de la Salud, actualmente las alteraciones auditivas ocupan el cuarto lugar dentro de las enfermedades ocupacionales.

La hipoacusia ocupacional es un daño del oído interno por ruido o vibraciones debido a ciertos tipos de trabajos (Hipoacusia ocupacional. Biblioteca Nacional de Medicinal de EU. NIH. MedlinePlus). Con el tiempo, la exposición repetida a la música y los ruidos fuertes puede causar hipoacusia.

Los sonidos que están por encima de los 80 decibeles (dB es la medida de la intensidad o fuerza de la vibración de un sonido) pueden ocasionar vibraciones tan intensas que lesionan el oído interno. Es aún más probable que esto suceda si los sonidos son prolongados.

Prevención

La prevención primaria puede evitar la mitad de los casos de pérdida de audición. Algunas estrategias de prevención sencillas consisten en:

-Vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis.
-Administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas.
-Efectuar pruebas para detectar y tratar la sífilis y otras infecciones en las embarazadas.
-Mejorar la atención prenatal y perinatal, en particular mediante la promoción de los partos sin riesgos.
-Evitar el uso de algunos medicamentos que puedan ser nocivos para la audición, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico.
-Remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos, por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia (están amarillos) o meningitis.
-En los niños, realizar pruebas de detección de la otitis media y llevar a cabo las intervenciones médicas o quirúrgicas que convengan.
-Evitar subir el volumen de radios, televisores o videojuegos en cualquier sitio.
-Evitar el uso de audífonos por largos ratos.
-Disminuir el tiempo de exposición a sonidos constantes y fuertes.
-Fomentar la utilización de dispositivos de protección personal como los tapones para oídos y los audífonos y auriculares que amortiguan el ruido ambiental (Sordera y pérdida de la audición. Organización Mundial de la Salud, Centro de prensa. Nota descriptiva Nº 300. 2015).
-Se aconseja promover la inclusión social de las personas con discapacidad, incluidas las que padecen pérdida de audición y sordera, por ejemplo, mediante redes y programas comunitarios de rehabilitación.

Hoy, como cada semana, y desde hace más de doscientas treinta y cinco publicaciones en este prestigioso medio de comunicación, insisto en imperiosa necesidad de que las instituciones federales, estatales y municipales, informen a la población de manera sencilla, breve y frecuente acerca de las enfermedades y como prevenirlas, a través de todos los medios de comunicación.

Fuente: www.oem.com.mx, imagen de www.todoenimgenes.com

Contenidos relacionados: 

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg