Recomendaciones para proteger la capacidad auditiva de sus hijos

La pérdida de audición inducida por el ruido ocurre cuando las diminutas células ciliadas auditivas, las células sensoriales del oído interno, sufren lesiones al estar expuestas a sonidos demasiado fuertes durante un tiempo prolongado.

La distancia con relación a la fuente del ruido también influye. La pérdida de audición inducida por el ruido puede ser permanente, y sin embargo se puede prevenir. Usted puede ayudar a sus niños a mantener una buena capacidad auditiva. Enséñeles sobre los protectores de oídos y cuándo utilizarlos, lo que les será beneficioso para el resto de sus vidas.

¿Cuándo se recomienda usar los protectores de oídos?

Se recomienda utilizar protectores de oídos al exponerse a un ruido que excede cierto nivel y cierta duración. Los científicos han determinado que el nivel límite de ruido en un ambiente de trabajo es de 85 decibeles y al estar expuesto por más de ocho horas continuas mientras más fuerte sea el sonido, menos tiempo tardará en presentarse un daño auditivo.

Eso quiere decir que los niños no van a dañar su capacidad auditiva con tan solo subir temporalmente el volumen para escuchar su canción favorita, o al hacer un corto viaje en el tren subterráneo.

Por otra parte, sus niños podrían dañar su audición al escuchar música al máximo volumen durante largo tiempo. Lo mismo ocurre cuando participan en cualquier actividad que exceda tanto el nivel de ruido como el tiempo de exposición a la vez.

Sus niños deben llevar protectores de oídos al usar el cortacésped o las herramientas de motor, o al montar un tractor o una moto de nieve
. El uso de protectores de oídos también se recomienda cuando los niños van a ciertos eventos en estadios, gimnasios, parques de diversiones, auditorios y otros sitios de entretenimiento.

Las carreras de autos, eventos deportivos y conciertos de música en general (por ejemplo, las sinfonías o la música rock) pueden ser demasiado fuertes si se está expuesto por mucho tiempo sin usar protectores de oídos.

Los protectores de oídos son absolutamente necesarios cuando los niños van a cazar o participan del tiro al blanco. El sonido de un disparo puede alcanzar el mismo nivel de ruido que el motor de un avión al momento de despegar.

Este nivel de ruido puede lesionar la audición del niño inmediata y permanente. Los protectores de oídos deben formar parte de los accesorios de seguridad estándar cuando su niño va a cazar o a practicar del tiro al blanco.

Fuente: order.nidcd.nih.gov

Contenidos relacionados:

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg