El 80% de los mareos no tienen diagnóstico correcto

Representan la segunda causa de consulta neurológica después del dolor de cabeza, limitan la vida cotidiana y generan serias complicaciones para los pacientes.

Hoy, es posible detectarlos y tratarlos adecuadamente, gracias a la tecnología que permite detectar su origen con precisión. De repente, el mundo parece desmoronarse. Los objetos empiezan a girar. O se siente que el cuerpo se tumbará hacia un costado. Con estas sensaciones a cuestas, los afectados vagan por los consultorios buscando recuperar el equilibrio perdido, aunque no les resulta fácil conseguir un diagnóstico adecuado.

Hoy, en la Argentina, los mareos son la segunda causa de consulta a los neurólogos, después del dolor de cabeza.
 El 80% de las personas afectadas por mareos no recibe un diagnóstico correcto. Altamente incapacitantes, los mareos y/o vértigos representan un síntoma frecuente de consulta a cualquier edad.

Sin embargo, la falta de capacitación profesional o de los estudios correspondientes provoca que los pacientes no logren dar con el diagnóstico correcto y mucho menos con el tratamiento adecuado. Los pacientes manifiestan el síntoma, pero no se les hace un interrogatorio preciso ni una evaluación minuciosa del sistema vestibular, encargado de controlar el equilibrio del cuerpo humano.

El mareo es universal, y el 30% de la población mayor de 65 años lo experimentó en algún momento
, describiéndolo en general con términos vagos e imprecisos, como pérdida del equilibrio, inestabilidad, caídas, manchas negras delante de los ojos, vahídos, sensación de giro o confusión en la cabeza.

El vértigo, por su parte, siempre implica una afección del sistema vestibular central o periférico, producido por diferentes procesos patológicos
. Si bien puede resultar complicado dar con las causas que provocan los mareos y el vértigo, el avance de las tecnologías de diagnóstico permite identificarlas.

Esto ocurre si se realiza una evaluación clínica exhaustiva y se hacen videonistagmografías (evalúa si la afección del equilibrio asienta en el cerebro, nervio auditivo u oído interno), exámenes como la audiometría, la resonancia magnética del cerebro y/o la tomografía computada del oído o el estudio de potenciales evocados auditivos, entre otros estudios.

Complementario de los anteriores estudios, no invasivo, rápido y con la posibilidad de ser trasladado hasta donde se encuentre el paciente, ahora se cuenta con el equipo de vHIT (por sus siglas en inglés significa video head impulse test o video test del impulso cefálico), que permite diagnosticar precozmente si los vértigos y mareos tienen su origen en el oído o en el sistema nervioso central (cerebro) con una efectividad de un 98%.
Las causas

Según el primer estudio epidemiológico que se realizó en la Argentina en 2003, el 54% de los mareos se debe al llamado "vértigo posicional paroxístico benigno". Un desorden que consiste en el desprendimiento de partículas de calcio dentro del oído interno, anormalidad que provoca que los pacientes sientan que todo gira cuando cambian de posición.

El estudio argentino, publicado por la Revista de Neurología de España, se realizó con 1.300 pacientes que sufrían mareos y que habían concurrido al Hospital Ramos Mejía y a dos institutos privados. El 63% de los estudiados eran mujeres y la edad promedio era de 55,5 años.

Otros males pueden estar también detrás de los mareos.

Uno de ellos es la inflamación del nervio vestibular (producida generalmente por un virus) y la enfermedad de Ménière, por la cual se padece de vértigo, la audición disminuye y se escuchan ruidos en uno de los oídos (tinnitus) y también hay que considerar que las migrañas pueden generar mareos. Más info en www.elclubdelmareo.com.ar

La Dra. Lucrecia López es neuróloga especializada en Trastornos de Equilibrio (Neurootologia) - Facultity Neuro-Otologist American Institute of Balance -Education Funtation -University of New England, y miembro titular de a Sociedad Neurológica Argentina.

Fuente:clarin.com

Contenidos relacionados:

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg