Acerca de la enfermedad de Ménière

Nadie sabe qué causa la enfermedad de Ménière, una afección imprevisible y debilitante que causa vértigo, pérdida auditiva y zumbido en los oídos. La enfermedad de Ménière es una afección del oído interno que causa mareo o vértigo, pérdida auditiva y zumbido en los oídos (tinnitus). La enfermedad afecta normalmente a un oído, pero puede ocurrir en ambos.

Prosper Ménière, un médico francés, fue el primero en describir la enfermedad. La causa exacta de la enfermedad es desconocida, pero se cree que el exceso de fluido dentro de los canales del oído interno que controlan el equilibrio y la audición puede ser un factor.

 Este fluido, llamado endolinfa, envía señales al cerebro relativas a la audición y el equilibrio. Demasiado fluido puede causar un edema en el oído interno. Se cree que este edema distorsiona la información enviada al cerebro, causando los síntomas de la enfermedad de Ménière1-3.

Síntomas

La enfermedad de Ménière implica normalmente una combinación de estos síntomas: Mareo o vértigo, un mareo extremo que impide a quien lo padece estar de pie o sentarse, a menudo con náuseas y vómito, campanilleo o ruido en el oído (tinnitus), pérdida auditiva, sensación de presión en el oído. Los síntomas, a menudo imprevisibles, pueden afectar negativamente a la calidad de vida. En ocasiones pueden ser necesarios varios días para recuperarse de un ataque de vértigo severo.

Diagnóstico

La enfermedad de Ménière puede ser difícil de diagnosticar, dado que a veces otras afecciones provocan síntomas similares. Para averiguar si tiene la enfermedad de Ménière, su médico revisará su historial médico y le realizará un examen físico y unas pruebas de oído y equilibrio. Es posible que le hagan pruebas adicionales para descartar que los síntomas se deban a otras causas.

Opciones de tratamiento para la enfermedad de Ménière

Algunas personas con la enfermedad de Ménière notarán mejoría cambiando su estilo de vida y tomando medicación. Otros quizá necesiten cirugía. Como alternativa, hay terapias, tales como la terapia con pulsos de baja presión, que pueden reducir el edema y la presión en el oído interno.

Para algunos, esto puede significar el alivio de uno de los peores síntomas de la enfermedad: el vértigo. Para algunos individuos, la enfermedad de Ménière mejora con o sin tratamiento. Para otros, los síntomas pueden empeorar. Se cree que la enfermedad de Ménière puede estar provocada por la hinchazón y la acumulación de fluido excesiva en los canales que controlan el equilibrio y la audición en el oído interno.

La mayoría de los tratamientos intentan reducir este fluido. Su médico prescribirá generalmente los tratamientos en orden de menor a mayor riesgo para encontrar uno que controle eficazmente sus síntomas.

Cambios de dieta/estilo de vida y terapia médica

Este tratamiento puede incluir una dieta baja en sodio, terapia diurética, ingesta de líquidos, gestión del estrés y diversas medicaciones.

Terapia con pulsos de baja presión

Esta terapia de micropresión puede reducir el edema y la presión en el oído interno para aliviar los síntomas de mareo severo y vértigo.

Tratamientos quirúrgicos

Normalmente, el tratamiento quirúrgico sólo se considera una vez que todos los demás tratamientos han fracasado en el alivio de los síntomas. Usted y su médico pueden decidir probar un tratamiento quirúrgico, tal como:

  • Drenaje del fluido del oído interno
  • Sección del nervio del equilibrio para reducir la intensidad del vértigo
  • Extracción de la parte del oído interno donde se controla el equilibrio. Esto alivia el vértigo pero causa la pérdida auditiva completa y permanente en el oído afectado
  • Laberintectomía química con drogas inyectadas en el oído interno para reducir la función del equilibrio y el riesgo de pérdida auditiva.
Fuente: medtronic.es
Referencias Torok N. 1977. Old and new in Ménière’s disease. The Laryngoscope. 87(11):1870-1877. Schuknecht HF. 1975. Pathophysiology of Ménière’s disease. Otolaryngol Clin North Am. 8(2):507-514. Gulya AJ, Schuknecht HF. 1982. Classification of endolymphatic hydrops. Am J Otolaryngol. 3(5):319-322. Anderson JP, Harris JP. 2001. Impact of Ménière’s disease on quality of life. Otol Neurotol. 22:888-894, Imagen de pixabay.com

Contenidos relacionados:

  •  Facebook
  •  Twitter
  •  Google+
  •  Stumble
  •  Digg